Espacio de silencio

Un lugar privilegiado para el encuentro con Dios y con uno mismo es el silencio. Por ello mismo os proponemos experimentar el

SILENCIO ACTIVO Y LA ACTIVIDAD SILENCIOSA.

Un momento para contemplar desde el corazón, aquietar la actividad periférica y poder observar nuestra esencia. Se trata de aprender a estar presentes y despiertos. Orar, contemplar y armonizar en sintonía con la espiritualidad ignaciana.

Trabajaremos la postura corporal que permita la quietud, y desde ahí, contemplaremos lo que se mueve, lo que nos mueve.

Practicaremos la respiración para silenciar nuestro interior.

Arrupe orando

Buscaremos el vacío que todo lo contiene, y desde ahí, nos llenaremos de algo nuevo. Orar, sin decir nada.

Durante una hora compartiremos nuestra esencia, buscaremos a Dios en el interior de cada uno, permaneciendo atento a todo lo que sentimos en ese Templo Interior.

Guiado por => Iñaki San Martín.

Los encuentros serán:

Todos los miércoles, salvo festivos. A las 19:00 h.

En el ‘Oratorio San Ignacio’ de Jesús Obrero.